miércoles, 27 de septiembre de 2017



Después de unas largas vacaciones, las puertas de Pintasueños se abren de nuevo para volver a imaginar, crear y aprender del arte.
Esperamos que sea un año inolvidable, como lo fue el anterior.
Así que hemos querido empezar con un pequeño homenaje a todos los que
forman equipo en Pintasueños.
Ellos nos hacen crecer.














Cada primavera, traigo al estudio una Mimosa para pintarla del natural, anuncia la llegada del buen tiempo y tiene unas flores especiales y muy plásticas. Esas bolitas suaves amarillas son irresistibles.
Hemos realizado muchas técnicas, pero en esta ocasión hicimos una fusión entre las acuarelas y el acrílico.
El pintar sobre caballete siempre les hace estar sumamente atentos a sus obras.
¡Y los resultados siempre superan mis espectativas!

En esta ocasión, he decidido trabajar con los alumnos con el método de Betty Edwards (Aprende a dibujar con el lado derecho del cerebro)
La experiencia ha sido muy divertida y han estado muy colaboradores y activos.
Completamente a ciegas y en apenas unos segundos, se trataba de hacer un rostro. Les he ido marcando pautas en la expresión de estas caras y los resultados han estado fantásticos.
Creo que algo positivo en ellos ha sido el poder sentirse libres, sin estar condicionados por pensar si el dibujo estaba bien o no, pues esa no era la finalidad.
Si duda, repetiremos.




Un clásico en Pintasueños que siempre disfrutan mucho.
Una composición del natural de base, después la creatividad para dibujar las flores y plantas que deseen y para finalizar, la técnica del carboncillo para dar los efectos de luces y sombras.
¡Es un placer verlos tan concentrados!


¿Quién no ha soñado alguna vez con volar?
Dibujar el cuerpo humano mientras vuelas, la posición de las piernas y los brazos, el movimiento del pelo... Hay que estar atento a todos los detalles para conseguir el efecto.
Después sólo hay que elegir el color del globo con el que se quiere volar.

Nos encanta el origami, así que en este proyecto lo hemos aplicado a la ropa.
Camisas y vestidos con todas las texturas imaginables.



Una cobaya adorable se ha colado en Pintasueños...
Cada uno de los alumnos la ha captado en sus dibujos. 
Cada una con su propia personalidad...
Había libertad para cambiar el color, pero parece que a todos les ha encantado esos tonos marrones...
Lo que sí han trabajado y aprendido es lo costoso que resulta dibujar el pelaje.
Hay que poner ganas para dar ese aspecto peludo y suave.  


Realizar un bodegón con ceras blandas, nos da el preámbulo para
después pintar con otras técnicas. El juego de luces y sombras, las disposición de elementos, los distintos planos... En este ejercicio se trabajan muchas cosas del dibujo clásico.
¡Los alumnos lo han hecho genial!



Un día tan especial, se merecía dedicación y cariño y eso no ha faltado en cada trazo y en cada detalle.
¡Qué bien han trabajado! ¡Y cuánto han pensado en sus madres! 
¿Cómo tiene el pelo? ¿Y la boca? ¿Y el color de sus ojos?


 Los carnavales en Pintasueños siempre son diferentes...
Este año, ¡ los alumnos se han camuflado en asombrosos antifaces felinos!





martes, 21 de marzo de 2017





Hoy los pajaritos de colores han invadido Pintasueños,
Hoy los colores podían revolotear por todos lados.





Esta tarde Pintasueños olía a pizza...
Bacon, jamón, queso, pimiento, cebolla... los ingredientes infinitos.
¡Daban ganas de comérselas!


Los árboles de Pintasueños se vuelven mágicos.
Una técnica aparentemente tan sencilla y conocida por los niños, nos hace trabajar el volumen, las sombras y la luz, el trazo. la limpieza, la armonía en la composición.
El resultado son unos árboles llenos de sensibilidad,



Realizar dibujos, con tramas y signos lleva un trabajo arduo y meticuloso.
Nuestros menudos artistas lo han conseguido.